¿Salud o rendimiento deportivo?

En este post queremos ver la importancia de la salud y del rendimiento deportivo, ¿qué es lo más importante? Tanto el Pilates como otras disciplinas deportivas pueden mejorar ambos aspectos. Y su importancia solo depende de los objetivos que cada persona se marque. Sin embargo, a pesar de ser una elección personal. En Ergopilates nos inclinamos por cuidar y mejorar la salud de nuestros alumnos ya que a medida que pasa el tiempo esto es lo que va a mejorar su calidad de vida.

En lo que se refiere a la salud “teniendo en cuenta los componentes de la condición física para la salud propuestos por Pate (1988) y que se relacionan con el desarrollo de la resistencia cardiorrespiratoria, la fuerza y resistencia muscular, la elasticidad y la composición corporal; el ejercicio físico relacionado con la salud parece estar más adaptado a una actividad moderada y frecuente; así, Blair & Connelly (1996) consideran que las actividades físicas de moderada intensidad están asociadas a una mejora en el nivel de la salud y menor riesgo de morbilidad y mortalidad al compararse con bajos niveles de actividad física o aptitud física”. Por tanto, según este artículo del doctor en Educación Física, P. Latorre, estas teorías corroboran que el ejercicio moderado, es decir, adaptado a cada persona y sus capacidades físicas, y frecuente son la mejor opción para la mejora de la salud.

Por otra parte, existen otros condicionantes para la mejora de la salud a través de la actividad físicas: el correcto desarrollo de la condición física para la salud es el trabajo de la higiene y educación postural, así, “la homeostasis postural es un elemento imprescindible para la prevención de lesiones, la eficacia y el rendimiento deportivo, para la correcta orientación deportiva y por supuesto para la salud general del individuo”.

Así, la condición física para la salud debería aglutinar:
– Resistencia cardiorrespiratoria.
– Fuerza y resistencia muscular.
– Elasticidad muscular.
– Composición corporal.
– Educación, reeducación e higiene postural.

Y, a pesar ,de que la salud es lo que consideramos más importantes para la mejora de la calidad de vida, el rendimiento deportivo es otro aspecto importante para la mejora de las aptitudes deportivas.  El rendimiento deportivo es el conjunto de logros que consiguen o que pueden conseguir quienes entrenan en alguna disciplina deportiva, ya sea el método Pilates o cualquier otra. Para incrementar el rendimiento deportivo, los deportistas deben estar en condiciones de explotar sus recursos al máximo.

Así, el rendimiento deportivo busca potenciar las diferentes capacidades de los alumnos. Esto implica el desarrollo de ciertas rutinas de entrenamiento para perfeccionar la condición física y la técnica y ejecución de los ejercicios.

También influyen la psicología del alumno, las propias cualidades de la persona, su salud, sus factores morfológicos o incluso su coordinación de tipo neuromuscular.

La mejora de la salud y del rendimiento físico tienen cosas en común, en ambos se necesita constancia y exigencia. Y ayudan al alumno a explorar su mente y conocer su cuerpo y sus capacidades físicas. Además, tanto la salud como el rendimiento requieren el asesoramiento de un entrenador personal o un centro físico especializado que adecue las rutinas a cada persona.

¿Que es lo más importante? Lo más importante debe ser lo que cada uno se establezca como objetivo. Como os hemos contado al inicio de este post, para una persona determinada puede ser su objetivo el rendimiento deportivo y para otro la salud, no hay uno mejor que otro, pero sí saber que queremos para que el entrenamiento sea lo más especifico posible. En Ergopilates nos dedicamos a desarrollar ambos conceptos, aunque entre nuestros clientes prima más la salud, nos preocupamos de que nos les duelan la espalda, las caderas,… y que su calidad de vida mejore.

Fuentes:
http://www.revista-apunts.com/es/hemeroteca?article=310
http://definicion.de/rendimiento-deportivo/

Anuncios

Las ventajas del Entrenamiento Personal

Los malos hábitos de alimentación y un estilo de vida sedentario son características del estilo de vida del siglo XXI. Este tipo de costumbres van de la mano del sedentarismo, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares derivadas de los mismos.

Este fenómeno ha ido crecimiento y para evitarlo y mejorar la salud y la calidad de vida la actividad física y deporte juegan un papel fundamental. Ejemplos claros son términos como fitness, wellness, antiaging, Pilates, gimnasia regeneradora, etc. Pero sin duda un entrenamiento personal es lo que mejores resultados nos va a dar ya que se adapta a cada una de nuestras necesidades.

Actualmente, nos encontramos ante una evolución del fitness al wellness por diferentes razones: la nueva concepción entre actividad física y salud, la consecución de una mejora de los estilos de vida, la búsqueda del bienestar. Y las nuevas motivaciones y demandas sociales en cuanto a salud y en cuanto a actividad física.

Y en este contexto nace la figura del entrenador personal, como un profesional que cuenta con todos los conocimientos técnicos, teóricos y prácticos que unen la orientación del entrenamiento hacia la actividad física en el estilo de vida y la condición física orientada a la salud.

Cuando decidimos hacer ejercicio surgen preguntas como: ¿qué tipo de ejercicio?, ¿cómo?, ¿cuándo?, ¿cuánto?, ¿con qué intensidad?, y aquí es donde actúa el entrenador personal, llevando a cabo un asesoramiento individualizado de cada caso y situación.

El entrenamiento personal se instaura, por el aumento de la demanda, hay personas a las que su médico, traumatólogo, endocrino, fisioterapeuta,… les recomienda actividad física, pero hay que realizar el programa correcto para ese perfil de usuario, ya que no deben realizar cualquier actividad. Y este es el trabajo del entrenador personal.

Algunos de las ventajas del entrenamiento personal son:

1. Perder grasa y ganar músculo.

2. Incremento del metabolismo.

3. Disminución de la presión sanguínea en reposo.

4. Cambios positivos en los perfiles lipídicos sanguíneos.

5. Reducción del riesgo de osteoporosis y aumento del contenido mineral óseo.

6. Mejora la integridad estructural y funcional de tendones, ligamentos y articulaciones.

7. Mejora de las actividades físicas, sentirse mejor.

8. Corregir la postura corporal.

9. Mejora de la autoestima: el sujeto entrenado se sentirá más fuerte, se verá más fuerte y pensará que está fuerte.

En el entrenamiento personal destaca la importancia de que sea individualizado y realizado por profesionales  titulados en la materia. Si te animas puedes pedirnos asesoramiento.

Tercera edad y ejercicio físico

La población está cada vez más envejecida, cada vez vivimos más y con mejor calidad de vida. En España, en el año 2050, las personas mayores de 65 años representarán más del 30% de la población. Y los mayores de 80 serán más de cuatro millones. Este aumento de la esperanza de vida supone también un reto para estar lo más sanos y ágiles posible.

La calidad de vida y los avances médicos son las principales causas del envejecimiento de la población que llega a edades insospechadas en otras épocas. Según, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en España, “el fenómeno del envejecimiento se observa especialmente acelerado, como consecuencia de una mayor longevidad, ya que en menos de 30 años se ha duplicado el número de personas mayores de 65 años. Este proceso se ve acentuado por la baja tasa de natalidad que se viene registrando desde hace algunas décadas. Esta reducción se registra en España desde mediados de los años 70. En 1975, la cantidad promedio de hijos era de casi 3 por mujer en edad fértil, mientras que actualmente apenas es de 1,2”.

Datos que son aún mayores para la Organización de Naciones Unidas (ONU), que sitúan a España en el año 2050 como el país más envejecido del mundo, de cuya población el 40% se situaría por encima de los 60 años. (Population Ageing and Development 2009: http://www.unpopulation.org).

Una situación que al parecer nos hará llegar a viejos y que requerirá que nos cuidemos para estar lo mejor posible a nuestras futuras y avanzadas edades. Y si ya has llegado a los 65 y quieres tener un envejecimiento saludable para seguir disfrutando de la vida realizar ejercicio moderado y forma regular es esencial. Disciplinas como el yoga, el taichi o el pilates son muy recomendables para trabajar cuerpo y mente..

Hay miles de propuestas y ejercicios físicos que se pueden realizar, y cada uno debe aprender a conocer su cuerpo y practicar los que mejor se adecuen a él, teniendo en cuenta el peso y la carga de tensión. Y, para ello, lo primero que necesitamos es fuerza de voluntad ara incorporar el ejercicio a nuestra vida diaria. Puede que al principio nos cueste un poco pero pronto nos daremos cuenta de que nos proporciona alegría, diversión, agilidad y calidad de vida.

La edad no es un obstáculo para practicar deporte, ya que cuanto más tiempo y esfuerzo inviertan en conservar y aumentar su capacidad de movimiento, más disfrutarán de una mayor independencia y vida social. Las actividades físicas más convenientes para las personas mayores son:

– Caminar.
– Montar en bicicleta al aire libre o estática.
– Bailar.
– Natación.
– Yoga.
– Taichi.
– Pilates.
– Gimnasia aeróbica de bajo impacto.
–  Aquafitness (gimnasia en el agua).

Así que, teniendo en cuenta todos los beneficios a nivel motriz y de salud que reporta el deporte, ya tienes una excusa para buscar la actividad que más te guste y más se ajuste a tu cuerpo.

Los mejores ingenieros, pero…

Queremos que nuestros hijos sean los más inteligentes y los más preparados, que lleguen a ser los mejores ingenieros, médicos o abogados. Sin embargo, nos olvidamos de desarrollar otras capacidades que también necesitan de formación y que le serán muy útiles en su futuro y en su salud como la actividad física.

El sistema educativo dedica pocas horas lectivas al desarrollo físico y motriz del niño, y sí puede de que nos preocupemos de que hagan deporte, pero, ¿qué tipo de deportes? Sobre todo, pensamos en deportes reglados tipo fútbol o baloncesto, pero muy pocas personas piensan en el desarrollo motriz del niño, que en futuro le será muy útil para el conocimiento de su cuerpo y el desarrollo de actividades físicas evitando lesiones.

Actualmente el estrés, los trabajos de oficina, la vida sedentaria y la mala alimentación nos hacen plantearnos el deporte como alternativa para contrarrestarlo todo, y empezamos a preocuparnos de nuestro cuerpo y comenzamos a hacer ejercicio (sin más, sin plantearnos nuestras necesidades), lo que a veces puede ser perjudicial si se realiza sin los controles pertinentes y los conocimientos adecuados para la realización de las actividades. Esta es una dinámica que trasladamos a los más pequeños de la casa y que deberíamos tener en cuenta para un mejor desarrollo motriz del niño.

La Educación Física es una materia obligatoria en la educación básica es una disciplina fundamental para la educación y formación integral del niño, sobre todo, en edades tempranas donde ayuda a desarrollar destrezas motoras, cognitivas y afectivas esenciales. Sin embargo, cuenta con muy pocas horas, por ello, es necesario implementarlo.

La actividad física no solo tiene beneficios para la salud, sino que ayuda al niño a ser espontáneo, creativo y lo ayuda a conocerse y valorarse a sí mismo y a los demás. Por ello, es indispensable la variedad y vivencia de las diferentes actividades en el juego, lúdica, recreación y deporte para implementarlas continuamente, sea en clase o mediante proyectos lúdico-pedagógicos.

En una educación integral, en la que se incluyan todos las vertientes y espacios de las que se compone el ser humano, hay que incluir el cuerpo y la mente conformando una unidad, por lo que la educación física es igual de importante que otras disciplinas intelectuales. Es importante ayudar al niño a desarrollar todas sus capacidades, a que sea creativo y espontáneo y a que conozca su cuerpo.